Smile&Soft

(+54 11) 4797 4573

Piezas interactivas faciles de comprender.
Naturalmente.

Diseño de Interactividad

Una nueva disciplina

El diseño de piezas interactivas es una disciplina muy nueva, que sólo en los últimos 15 años comenzó a estudiarse de forma seria.

Al principio los obstáculos técnicos colocaban a los ingenieros, programadores y nerds en general al mando de los proyectos. Esto ayudó a que la disciplina avance a pasos agigantados y hoy en día tenemos tecnologías que permiten millones de colores y detalles, vídeo, audio, 3D, y múltiples formas de entrada, ya sea por teclados, mouse, touch-screens, sonidos, detectores de movimiento, etc.

Sin embargo esto también trajo una desventaja. Las piezas interactivas han sido, desde siempre, relativamente técnicas (nerds).

Conocer la compleja arquitectura interna del sistema es necesario muchas veces para poder acceder a los contenidos. Por otra parte, los acelerados tiempos de producción no permiten probar muy bien las piezas.

Entre las habilidades técnicas requeridas y los bugs o errores de programación, la tarea de utilizarlas es toda una aventura.

No te olvides de guardar ese archivo cada 3 minutos!

Para colmo esta aventura se ha vuelto un requisito laboral, lo que explica la frustración y percepción negativa que algunas personas han tenido, hacia todo lo relacionado con las computadoras.

Sólo algunos de nosotros, con cierta predisposición a los problemas, nos habíamos atrevido mas allá de las puertas de toda esa información al final de los 90s.

En los últimos años, el resto de las personas decidieron seguir los pasos, con algunos traspiés, por el camino ya abierto. Aprendieron en cursos de computación, en pruebas de trabajo, aprendieron a la fuerza, aprendieron por prueba y error.

Diseñar para personas

Algunos diseñadores interactivos han puesto en crisis esta situación. Saben que las piezas interactivas son utilizadas por distintos tipos de personas, que muchas veces carecen de conocimientos técnicos. Aceptan que el diseño debería tener en cuenta a esas personas, antes que a nadie, para que acceder a los contenidos sea algo natural, obvio, como abrir un libro, hojear un folleto, ver un programa de TV o usar el ascensor.

Tener en cuenta a las personas en cada decisión del diseño, en el concepto mismo de su creación, y mantener este centro a lo largo del proyecto, es un requisito para que comunique lo que debe comunicar, y que después, inmediatamente, se salga del camino.

Es de este modo que pensamos cada trabajo de diseño que nos comisionan, ya sea un sitio web, un DVD, un kiosko interactivo, o aplicaciones de escritorio.